Tapón mucoso en el embarazo: ¿Qué es y cuándo se produce su expulsión?

El embarazo está lleno de alegrías, pero también de muchas dudas, y lo es aún más cuando la madre es primeriza. Por ello, es importante que la futura madre conozca algunos aspectos que ahora en adelante serán diferentes en su cuerpo.

En este sentido, para que el bebé pueda ir creciendo tranquilamente, se darán cambios importantes en la madre, tanto externos como internos. Así será hasta que el embarazo llegue a término, y es justo aquí donde se generan más dudas.

Por este motivo, abordamos unas de las preguntas más frecuentes de las mujeres embarazadas, las cuales son: ¿Qué es un tapón mucoso en el embarazo? ¿Cómo se forma? ¿Y cuándo se expulsa? Por ello, te traemos todas las respuestas que te darán esa tranquilidad que tanto necesitas para tu proceso.

tapón mucoso en el embarazo
Índice

    ¿Qué es el tapón mucoso?

    Este se forma en las primeras semanas de embarazo, es decir, que sucede en la quinta o séptima; justo allí cuando el cuerpo comienza a dar los cambios necesarios para que el embrión esté protegido.

    De esta manera, hablamos de una especie de secreción gelatinosa que se forma en el canal del cuello uterino, para evitar que cualquier agente externo (germen, bacteria) logre pasar hasta el útero, ya que la idea es que no se genere ningún problema mayor, cómo la pérdida del bebé.

    En este sentido, este es muy parecido al moco cervical. Del mismo modo, el tapón mucoso tiene un aspecto muy pegajoso y comúnmente el color es transparente, pero también se pudiera ver también de un tono medio amarillento o incluso con rastros de sangre (mínimos).

    Sin embargo, en el caso de que sea de una tonalidad marrón, sería porque algo grave ocurre, pero continúa leyendo para saber por qué ocurre.

    ¿Cuándo sucede la expulsión del tapón mucoso?

    Por otra parte, comenzar a expulsar el tapón mucoso sólo es una llamada de que ya el embarazo está llegando a su final, lo que significa que tu bebé ya está a punto de llegar. Seguramente, pienses que al expulsarlo saldrá el bebé, pero esto es una creencia totalmente errada.

    Los profesionales afirman que, al ocurrir esa pérdida del tapón mucoso, no es indicativo directo de que es momento que llegue el bebé, inclusive pueden pasar unos días sin que ocurra el parto, así que puedes estar calmada.

    De esta manera, la pérdida del tapón puede ocurrir por muchas razones, por ello es importante que a partir de la semana 36, comiences a prestar atención, ya que podrías tener:

    • Una pérdida lenta y progresiva: Podrías notar que sale una mínima parte de flujo a diario, verás que su consistencia será espesa y pegajosa, si no ves esta pérdida puede que ni te percates del momento en que perdiste el tapón.
    • Pérdida rápida: Si es una pérdida rápida, podrás ver que el flujo es una cantidad nada normal, esto podría ocurrir cuando vas al baño, de igual manera este es transparente y viscoso.
    • Perdida por el tacto: También puedes ver que una pérdida puede ocurrir durante el tacto realizado por tu doctor, y es normal perder un poco durante la examinación, o también puedes perderlo cuando estás en el proceso de dilatación. En este caso en específico puede que el color sea marrón o sanguinolento.

    Es importante acotar que, si aún no se ha roto la fuente no existe apuro en salir corriendo al hospital, en caso de que pierdas sangre de manera abundante, debes colocarte en contacto con tu ginecólogo.

    Signos a los que debes estar alerta

    Existen una variedad de señales o alarmas que indican que se está perdiendo mucho más que sólo el tapón mucoso, es justamente a señales a las que debes darle una atención rápida e inmediata.

    Aunque puede que este suceso no sea muy común, o que ocurra en todas las mujeres embarazadas, no está demás conocerlo y estar atenta de ser necesario a los siguientes aspectos:

    1.    Pérdida de sangre

    Cómo te comentamos anteriormente, si es abundante se debe ir directo al hospital y llamar al doctor, esto puede ser un síntoma de que algo más está sucediendo.

    2.    Sale “agua”

    Por otra parte, si notas que lo que estás expulsando es agua, es señal de que el saco se rasgó y el líquido amniótico está siendo expulsado. Este podría salir en forma paulatina, cómo haciéndote sentir que estás orinando, o también de manera brusca y saldría completamente.

    3.    Atención a las contracciones

    Resulta que, si no te encuentras en las semanas correctas para ellas, es importante que avises o que te dirijas al centro de salud donde puedan corroborar que estás en trabajo de parto.

    También, es indispensable conocer e informarse acerca de las contracciones, pues estas muchas veces suelen ser sólo la preparación del útero, sí, este debe comenzar a trabajar para lo que vendrá.

    En este sentido, a estas contracciones se les conoce como contracciones de Braxton Hicks, ellas no afectan en nada la gestación, duran menos de 60 segundos y puede endurecer un poco el abdomen.

    4.    Los movimientos del bebé

    Puedes estar alerta a los movimientos de tu bebé, solo tú sabes cuales son los movimientos normales durante el día, y si notas que de alguna manera esto disminuye debes llamar a tu doctor.

    5.    Atenta al dolor o malestar irregular

    Igual de importante que los anteriores, debes estar alerta si tienes algún síntoma (dolor abdominal) o un malestar diferente a los que se sienten comúnmente al estar al final del embarazo.

    Dudas comunes en las embarazadas

    Es normal que, al comenzar el desprendimiento del tapón mucoso, nazcan más preguntas sobre esto, las más comunes son: ¿Puedo tener relaciones sexuales? ¿Puedo bañarme? La respuesta es no, esto es debido a que, al perder la protección, el útero y el canal quedan totalmente expuestos.

    En el caso de las relaciones sexuales, es común que el ginecólogo no las prohíba a menos que el embarazo corra riesgo, ya que estas más bien ayudan cuando el embarazo está a término, pero al perder el tapón mucoso puedes tener infecciones pues el feto queda sin una barrera de protección.

    De igual manera, en cualquier caso debes consultar con tu ginecólogo, ya que él sabrá que es recomendable en tú circunstancia específica como paciente. Solo ten calma que expulsar el tapón mucoso no significa siempre que algo malo está ocurriendo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Leer más